Jueves


           


Uno de los tantos miedos que cargo es no poder llegar a ser nunca la persona que quisiera ser. O quizá, ¿Quién sabe? Ya la estoy siendo y no me doy cuenta. Ese es otro miedo aún mayor. En verdad uno suele pensar en objetivos físicos que quiere alcanzar, dejando que sean ellos quienes nos definan. “Si termino esta carrera y finalmente formo una familia, entonces eso quiere decir…”. ¡No! Dejar que te determinen es ver la fotografía incompleta. Uno elige, cierto, y esas acciones están influenciadas por quienes somos. ¿Se entiende hasta acá? Pero al mismo tiempo estamos atravesados por circunstancias que son más microscópicas y no tan visibles como terminar una carrera y tener un hijo. Ante lo visible la gente reacciona: Ah, estás perfecto. Me imagino lo feliz que te puso haberte recibido.
            Me gustaría separar objetivos visibles o físicos de objetivos emocionales o psíquicos.
            Ya puse arriba un ejemplo de un objetivo visible. Vayamos con lo segundo.

            La gente es muy impaciente y se siente frustrada. Es lógico (Es la vida). Prefieren los placeres instantáneos: Me mato laburando este año como un esclavo así me puedo comprar el auto.
Reacción visible de la gente:
            ¿Te compraste un auto? ¡Mirá que lindo! Te felicito (Envidio tu constancia y sacrificio). Se nota que estuviste trabajando un montón (¿Por dentro cómo andamos? ¿El trabajo te hizo sentir miserable?). La verdad es que te lo merecías (¿A cuántas cosas renunciaste en el medio?). No conozco a nadie que labure tanto como vos (¿A cuántos seres queridos les robaste un poco de tiempo y atención para dedicarlo a más horas laborales?). Y ¿Ahora qué planeas comprarte? (Decime qué tiempo libre te queda para tus amigos y familia). ¿Damos una vuelta? (Disfrutemos un poco de tu nueva libertad). Uh, ¿Tenés que ir al laburo? (Pensé que habías dejado la esclavitud ahora que tenías el auto).

            Así funciona nuestro modelo económico capitalista, no es muy distinto al feudalismo porque sigue habiendo esclavos solo que ahora nos disfrazamos de derechos humanos:
            Si trabajas, (El tiempo que te diga) podés tener lo que quieras (Es decir, cuanto yo te permita), con solo soñarlo (Mentira. Nunca quisiste comprar todo eso. Yo solo te dije que lo necesitabas).
            ¿Necesidad? ¿De qué estamos hablando si las necesidades son solo unas pocas? Probablemente vos que estás leyendo esto ya las tengas cubiertas (Alimento, refugio, ropa, ¿Amor?). La necesidad es una clase de esclavitud perversa.
            La mayoría de nosotros trabajamos para alcanzar objetivos físicos y no nos damos cuenta que los más importantes están del lado de lo psíquico.
            Naturalmente al capitalismo no le conviene que nos contentemos con esto porque el sistema en sí se acabaría. ¿Dije naturalmente? Si está tan naturalizado, ¿Por qué sigue pasando? ¿Qué clase de negación visible es esto? (Brevemente diré que la negación visible son aquellas situaciones, circunstancias, emociones, etc. que sabemos que existen pero aún no están bien digeridas como para cambiarlas. Ejemplo: Sé que debo dejar de fumar, me hace mal. ¿Capaz mañana?).  

Comentarios

  1. Y qué le conviene al capitalismo? Me ha gustado el fondo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario