Parte I: Yo no amo; mi vida anterior a Mariquita; jueves

Parte I: Yo no amo; mi vida anterior a Mariquita

No me gusta la gente que nunca ha tropezado ni caído. Su virtud es sin vida y no vale mucho. La vida no les ha revelado su belleza –Borís Pasternak



Jueves

 El nacimiento de una estrella estrellada
(Porque mis diarios son tan desordenados como mi vida, y los empiezo un jueves)


Eran alrededor de las dos de la tarde cuando una cabeza asomó por entre el vientre de Madre: Lucía; luchaba por salir hacia adelante. Se podría decir que luchaba como nunca lo hizo en su posterior vida. Ansiaba comenzar a vivir, a descubrir los placeres que ésta le tenía preparada; placeres que recién tardíamente se convertirían en vicios.
Mi hermana de cuatros años se escondía detrás de las enfermeras mientras oía a su madre gritar, aullidos que a tan temprana edad no  comprendía que eran buenos, y a su hermanita que poco a poco se transformaba en un tamaño real, ya no era solo algo que pataleaba en la panza.
No tengo recuerdos claros de dónde estaba Padre por ende lo inventaré: Padre, a quien no le gustaban mirar los partos porque le causaba una mezcla de ansiedad e impresión, permanecía afuera, seguro  fumando un cigarro, caminando de un lado hacia el otro.
Me es difícil creer que hubiera tanta gente esperándome, amándome aún si conocerme. Era amada aunque todavía no conocía el sentimiento.
A veces me pregunto, con cierta angustia, que si hubiesen sabido todos los problemas que les ocasionaría, ¿Me seguirían amando? ¿Hubieran querido que naciera de todas formas? ¿Bajo qué fuerzas de qué constelaciones aquel creador, que supuestamente murió por nosotros crucificado, pensó que era digna de nacer, de reclamar esta vida? ¿Qué plan ideó para mí?
También solía pensar que yo sólo fui un medio para enriquecer el camino de mi familia, para hacerla más fuerte a Madre –mientras yo le iba dando fuerzas, mi camino se nublaba y yo iba cayendo profundamente en un pozo sin salida, ¿Hay alguien acá?
Pero regresemos al nacimiento, no importa ahora qué o cómo se desarrolló mi vida después; aquel treinta de septiembre de 1991, Lucía se asomó al mundo. Quizá aquel primerizo llanto que me despertó, fue premonitorio de todo el dolor que lloraría más adelante.
El llanto, que en otros momento acallarías mis palabras transformándolas en silencios absolutos, aquella tarde me dio la vida; cubrió mi pequeño cuerpo en una manta delgadísima de lágrimas que intentaban protegerme de un mundo nuevo, cual se imponía con grandeza. 
Había demasiada vida en aquella pequeña,  y no aún no sabía su significado. ¿Acaso comer y prenderme a la leche era mi recurso en ese entonces?
Todo


Comentarios

  1. Tu vida se parece a la mía sólo que creo que nadie se alegró cuando nací. Si viviese mi madre no le preguntaría
    por miedo a que dijese la verdad. Al que fue mi padre no le di oportunidad de hablar conmigo poco antes de fallecer, decidí mejor dormir. No creo en los arrepentimientos de los que están a punto de morir.
    ¿Querría aliviar su carga? Nunca lo sabré.

    Viéndolo bien tu vida no se parece a la mía. Recuerdas sonrisas. Yo no recuerdo ni lágrimas.


    Un placer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero alguna emoción debes recordar. Las emociones nos indican que estamos vivos, que aún no es demasiado tarde. Puedo asegurarte que viví una gran parte de mi vida anestesiada, indiferente..., muerta en vida. Creo que lo único que me conectaba con el afuera y conmigo misma era la escritura. Y poco a poco, por razones que se me escapan, fui recuperándome. No fue fácil, nada es fácil. Una vez un doctor me dijo que la vida es como un espiral, no es un progreso lineal, uno tiene sus subidas y bajadas; puedes subir y repentinamente bajar..., y creo que fue la única gran verdad que me dijo en todos los años que lo conocí.

      Eliminar
    2. No, no hay ninguna sonrisa en mis recuerdos. Nací enojada, mis dos recuerdos en fotografía que tengo son con el ceño fruncido yo creo porque no quería nacer y el hacedor
      de todo me echó al mundo de todos modos.

      Eliminar
    3. "los sueños en lo que me estoy muriendo son los mejores que he tenido"

      Eliminar

Publicar un comentario