Jueves



Jueves

            ¿No puedo desarmarme, dejar a un lado esta armadura, sin caer de aquel modo que solo yo sé hacer? Necesitaría estar sola, en este momento (Quizá en eso me equivoque) pero realmente sola. Especialmente sin Madre pululando a mi alrededor, no permitiéndome estar triste. Porque si lloro ella piensa que no solo estoy triste sino que quiero matarme. No entiende que la gente a menudo está triste. Aunque la tristeza sea un sentimiento tan inútil. Al menos en mí.  (Hoy no estoy de humor para anagramas, sepan entender por favor).
            Y justamente iré a buscar todo eso que resulte completamente inútil. Al parecer me encanta la inutilidad. ¡Hurra!
            Quizá si alguien me pegara con fuerza en la cara y comenzara a sangrar, pudiera permitirme llorar porque tendré una excusa.
            “Lloro porque duele” (Ellos nunca sabrán que lo que más duele es mi interior).
            Sin embargo, por más que lo intente, no puedo llorar. Necesito escuchar canciones desgarradoras, ver películas más allá del límite de la tristeza, leer libros donde las palabras no alcancen para describir el dolor… Lo hago para que ellos me lloren. Ellos sí pueden llorar.
            Creo que por más que pueda identificar cómo me siento, estoy bastante desconectada de mis emociones. Si no, ¿Cómo se explica que no llore sintiéndome así? La gente normal llora. ¡Carajo, hasta mis perras lo hacen mejor que yo! Lloran por necesidad.   Lloran cuando quieren alimento o salir a pasear. Pero si han leído todos los escritos anteriores, sabrán que me siento terriblemente culpable por ser un simple humano.     Necesito que la naturaleza me abrace. Le rogaré para que llueva, que el cielo me llore. Alguien va a tener que hacerlo (y no creo que esa sea yo).
            Siempre tuve miedo de llorar, de que la gente me vea débil. No deben saber que estoy triste o lo usarán en mi contra. Me clavarán el dedo en la llaga, allí donde más duele.
¿Les digo algo irónico? No creo que en verdad le importe a nadie, no lo suficiente para que me deseen el mal.  En mi imaginario, veo un público. ¿A dónde se fue? ¿Qué esperan de mí? ¡Déjenme! –y una voz en off me dice: Nunca existió el público. Es hora de retirarte. No, no hace falta que hagas una reverencia… ¡Te dije que no hay nadie acá!
¡Oh, palabras escurridizas! Las convoco para ver si alguna de ustedes pega en la tecla y me dan ganas de llorar. ¿No? ¿Nadie? Bueno, me retiraré de una vez por todas.

Comentarios

  1. Cuando la tristeza es innata es muy complicado e inútil llorar. De todas maneras prueba a pelar cebollas no vaya que sea un fallo fisiológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero a veces la tristeza es necesario para comprender, para impulsarte a moverte. Hoy en día puedo verlo y sentirlo así. Hace dos años la tristeza sólo era un círculo vicioso y destructivo

      Eliminar
  2. Llorar es completamente necesario para que la tristeza que puedas sentir no se enquiste y se te quede dentro eternamente. La tristeza transitoria no me parece mala, pero acomodarte en ella es injusto para ti y para los que te rodean. La vida son 4 días de mierda como para pasarnos 3 y medio tristes. Y te lo dice alguien que ahora mismo tampoco sería la alegría de la huerta, aunque a veces por fuera lo haga ver

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo sé, ahora lo sé. Creo que en su momento la tristeza era la banda sonora de mi vida; tan necesaria para existir en aquel cuadrado de existencia.

      Eliminar

Publicar un comentario